domingo, 18 de octubre de 2009

Lo demás no importa.

No resista la tentación de vagar errante por los cementerios. Si quiere ser escritor estudie El Capital. Las teorías marxistas lo conducirán a la pobreza. La pobreza al hambre. El hambre a la melancolía y la melancolía a escribir. Si le ofrecen firmar un pacto con la realidad rechácelo con una nota o con una sinfonía. Beba con fruición cócteles de éter, morfina y coco. Lea gran parte de la noche y en invierno viaje al sur. Disfrute el relente nocturno. Emociónese con la apoteosis final de la 9na de Beethoven o sumérjase en letargo con los preludios de Chopin. Todo con carácter imperativo. Lo demás no importa.

12 comentarios:

FERNANDO ENRIQUE dijo...

.:.

Amén


.:.

el cenicero de Elle Nicotina dijo...

voy a sonar tonto pero... no se que escribirte... a parte de decir que me gustó... es que sentí tanta ironia que me confundió a tal punto que por mas que lo lea no alcanzo a agarrarme de esa sutileza...

moni dijo...

Incha Allah!

bixo dijo...

Me faltan dos o tres puntos a los que mi subconciente se opone. Saludos.

Giuliana dijo...

lo que me espera..

Un Abrazo.

Guille Rancel dijo...

Quizás...quizás lo haga!

Muy bueno.

Saludos.

Vitus_Brgs dijo...

Genial...

Posmoderna dijo...

Si uno se desliza por la facultad de ing comercial o peor aun, por la de filosofia, te daras cuenta como los alumnos hablar y se llenan la boca de El Capital, y cuantos pobres y tristes tipos simplemente no lo entendieron. O quizas los que lo entendieron sean los pobres y tristes.

Veo como amanece y civil me esta matando.
Saludos

Romina dijo...

jajaja es verdad....ser escritor acarrea un sin fin de concecuencias... todo eso de accion reacción es real

abrazo

Fotogracia. dijo...

Pocos bloggers cuentan con tantas facultades como tu tienes, no suelo encontrar textos tán buenos, es un gran placer seguirte.

Tatiana Morales dijo...

Que divertido se hace todo cuando no importa.Sin imagen,nombre y sellos enfrentamos todos el mismo instinto.
Me gusta mucho como escribes, leí lo primero y me sorprende su inocencia contrastando con la seguridad de lo último.

daleth enriquez dijo...

Como dejar de leerte, sí es un placer pasar por aquí.