lunes, 20 de julio de 2009

Crónica de la muerte de Dios.


Alrededor del año 1600, Galileo, apoyado en Copérnico, demostró que Dios no era necesario para mover los astros. Más tarde, durante el 1700, Kant lo expulsaría del conocimiento, luego Hobbes del derecho y Darwin, con El Origen de las especies, de la naturaleza. Se comprobó, pues, que nadie había comido el fruto prohibido, que no hubo pecado original ni expulsión del Edén. Se comprobó que Dios nunca había sido o que había muerto. Nietzsche, infatuado, lo proclamó oficialmente. La noticia del deicidio se regó como pólvora, apareció en todos los diarios y en la portada de la revista Time. Sin embargo, Hegel se le adelantó a Nietzsche . Ese dato histórico irrefutable sumiría a Nietzsche en una profunda depresión que con el tiempo degeneraría en locura y causaría su muerte. Quizás fue eso, aunque también pude ser la sífilis o la neumonía. De cualquier forma, el hombre se creó a sí mismo y creó para sí (disculpen la cacofonía) el mejor paraíso que la ciencia y la técnica pudieran ofrecer, olvidó la felicidad futura y eterna y se contentó con la felicidad breve y terrenal del presente. El hombre mató a Dios, sin imaginar que a raíz de ese acto quedaría eternamente huérfano.


13 comentarios:

Guso dijo...

Definitivamente esta crónica resume como los grandes pensadores de la humanidad nos han regalado la dicha de muchas "cosas nuevas" y a partir de estas, como dices, nos han quitado la presencia de Dios sobre la tierra, dejandonos inevitablemente "huerfanos".

Saludos

Posmoderna dijo...

Dios santo!
que buen texto, supongo que de todas formas los individuos pueden contentarse con su conciencia.
La conciencia se ha suplido el rol de Dios, ya que siempre hay alguien que nos oye, que nos mira, un lector, un espectador: nosotros mismos, nuestra conciencia, la madre del narcicismo.
Algunos si quiera se enteran que han quedados huerfanos, o quien desacredito a Dios, pero lo cierto, es que no lo extrañan.

Saludos.

Anónimo dijo...

Nietzsche está muerto.

(Dios)

Humanoide dijo...

Me interesó eso de que Hegel se adelantó a Nietzsche. Me gustaría que ampliara en qué exactamente... En fin, le dejo un saludo, colega.

BanG, bAnG, BaNg... EsToY MuErTo dijo...

me gusto mucho el texto y la idea de haber quedado huerfanos en la desacreditacion del todopoderoso, creador del cielo y de la tierra...xD...

UN SALUDO...BYE

Romina dijo...

Alguna vez alguien dijo: La Religión es el opio del pueblo... a mi las iglesias no me simpatizan... sin embargo creo en "Algo" superior, invisible...supongo que como humanos necesitamos aferrarnos a algo...

me encantó tu refleccion

abrazos

Romina dijo...

F!! mil gracias por los alagos ajjaja

abrazo

Alury dijo...

Dios????¿¿¿¿

Desde los 3 años estaba en un colegio de monjas. Mi experiencia fue tan mala y tan traumática, que ellas se encargaron de hacer que dejara de creer en la Iglesia.

Pero nunca he podido dejar de creer en "algo"... se puede llamar fuerza, energía, dios... y también que después de la muerte algo nos queda.

Me daría mucha pena pensar que esto no fuera así. Si se enteran oficialmente de la muerte de Dios... ¡no me gustaría saberlo! Moriría con él alguna esperanza personal...

Un beso

Laura Laurel del Desierto ;)

F dijo...

Yo soy un manojo de contradicciones. A veces creo, a veces no. En algunas ocasiones me considero agnóstico y en otras no. Soy un fraude.

Me desligué, como tu, de la iglesia y siento con regularidad algo así como una obligación de creer, ya que ese escenario donde no existe nada superior o algo que establezca un equilibrio o un orden (así sea precario) me resulta desolador, muy desolador. Además, también albergo cierta esperanza personal.

Laura Laurel del Desierto, no sabéis como me alegra encontrarte.

Un abrazo.

F dijo...

Hegel escribió antes que Nietzsche la famosa frase "Dios ha muerto". Nietzsche solo "se apuntó un asesinato que nunca se hubiera atrevido a cometer".

Encontré un libro muy bueno sobre el asunto: De Hegel a Nietzsche. Esta en google books. La página 453es excelente.

Humanoide, muchas gracias por visitarme.

saludos.

F dijo...

Descubro que escribo «encontrarte» como si se tratase del plano físico. Supongo que una de las consecuencias "mágicas" de llevar un blog es que en determinadas circunstancias uno pierde esa noción.

Descubro que no sé de lo que hablo (o escribo).

Otro abrazo.

Eligreg dijo...

Y el hombre, huérfano de Dios buscó refugio en las felicidades temporales pues cada día, quizás por falsa modestia o por falta de autoestima, se siente más pequeño.
Me gustó el post. Estaré pendiente de los que vengan.

Cine Artes CAMLB dijo...

tienes miedo de quedar huerfano de dios? eso le pasa a mucha gente.