jueves, 27 de septiembre de 2012

Iniciación.

Éramos jóvenes y nada nos previno
de que ciertas condiciones objetivas
el clima, la música, algunos desaciertos históricos
        modifican
(estudios previos lo demuestran)
la sutil trayectoria del deseo.
    Creíamos
–oh, la triste educación sentimental
que todo marchaba
forzosamente hacia adelante,
que los urbanistas erigían ciudades
propicias para la felicidad.
y ocurrió que la brisa,
             el Olor a lluvia,
las costumbres sociales postcapitalistas
Y el ruido de una fiesta que moría
           prematuramente
    propiciaron el encuentro.
Jamás advertimos
que la sed tiene voluntad y lenguaje,
fórmulas, consecuencias,
que los ojos tristes y furtivos,
los silencios,
las sonrisas,  los brazos que se posan
       por accidente
siempre allanan el camino.
           más tarde,
desnudos los cuerpos
producto de la contingencia
                            y del desorden
las manos
ávidas, indecorosas
                      descienden
      escalan abismos,
disuelven dioses y horizontes
mientras sus senos y su vientre
adquieren la consistencia
de un lectura prohibida.

abolidas
             la razón,
     las palabras,
dos animales
                  se precipitan
y fallecen
entre la repentina soledad
y el desconcierto
       el arrebato
impreciso, abstracto
nos traiciona
y siempre
regresamos a un mundo
que nadie puede cambiar.

2 comentarios:

Victor Alejandro Burgos Castro dijo...

Qué gusto leerlo de vuelta.

daleth enriquez dijo...

Tenía rato sin leerlo, pero siempre es un placer reencontrarlo.